Consejos útiles

¿Cómo entender que el pollo se ha echado a perder?

Cocinar la cena es muy difícil, especialmente si tiene hambre y tiene prisa por comenzar una comida, pero debe asegurarse de que el pollo cocido sea adecuado para el consumo. Todos saben que el pollo en mal estado puede dañar la salud humana. Esto se aplica no solo al producto crudo, sino que también ya está cocido. Pero, ¿cómo revisar un pollo si está congelado? La prueba de olor, vista y sabor lo ayudará a determinar la idoneidad de comer pollo.

Olor a carne

Asegúrese de prestar atención al olor proveniente de la carne. Si el ingrediente de la carne es repelido por un aroma áspero y desagradable, la carne se echa a perder y es mejor deshacerse de ella.

A veces no es posible reconocer un producto de carne en mal estado a tiempo, pero durante la cocción, dicho ingrediente puede convertirse en una fuente de un aroma desagradable. En este caso, es mejor dejar de cocinar y descartar la carne.

¿Qué tipo de pollo al tacto?

Para determinar la depravación de la carne de pollo y el método de palpación lo permitirá. Una señal obvia de que un producto rancio es brillante y de la cantidad de película que no se puede eliminar incluso lavando a fondo con agua corriente.

Siente la carcasa de pollo con las manos. Si la superficie es pegajosa, no hay duda de que la carne no es apta para cocinar.

Molde

El hecho indiscutible del daño a la carne de pollo es la aparición de manchas con signos de moho.

Dichas formaciones en el producto se distinguen por un tinte verdoso o negro y son la causa de un olor característico que indica los procesos de descomposición. No se recomienda usar tal pollo en la cocina.

Falta de corteza de hielo

Comprar carne congelada no garantiza un producto de carne fresca. A este respecto, se recomienda encarecidamente que estudie detenidamente los productos comprados.

La carcasa de pollo recién congelada se caracteriza necesariamente por la presencia de una gruesa corteza de hielo, cuya presencia se confirma por el hecho de que el producto se congeló correctamente y cumple con todos los requisitos.

Si en el producto se observa la presencia de hielo blanco, lo más probable es que estemos hablando de carne congelada. Por supuesto, la carne congelada se puede usar de manera segura en la cocina, ya que no representa ningún peligro, pero en este caso debe estar preparado para que el sabor del producto final se eche a perder ligeramente.

Duración y condiciones de almacenamiento del pollo.

Al comprar carne de pollo, asegúrese de prestar atención a las fechas de vencimiento indicadas en el paquete. Lamentablemente, el cumplimiento de este requisito no siempre garantiza la compra de carne fresca, ya que los productos pueden almacenarse en condiciones inapropiadas.

Para evitar errores, se recomienda familiarizarse con las condiciones de almacenamiento de la carne. El producto debe empaquetarse en envases al vacío, recipientes herméticos.

El pollo debe almacenarse a bajas temperaturas para evitar el deterioro rápido. Entonces, en el refrigerador, el pollo no puede durar más de dos días. En cuanto al producto congelado, la duración máxima de su almacenamiento en el congelador puede alcanzar los 12 meses.

Examen de la superficie de la piel

La carne fresca de pollo es suave y elástica, por lo que si intentas tocar el pollo, podrás determinar su frescura. Para hacer esto, simplemente presione con fuerza el cuerpo con el dedo para formar una abolladura. Si después de esto, la carne vuelve rápidamente a su posición original, la abolladura desaparece, entonces tiene un producto fresco.

La carne de pollo expirada se caracteriza por friabilidad, y después de presionar las abolladuras formadas no desaparecen. Como ya se señaló, además de la friabilidad, una película pegajosa y resbaladiza estará necesariamente presente en la superficie de la carne de pollo en mal estado.

Si observa al menos uno de los signos de deterioro de la carne, que se discutieron en detalle en este artículo, o si tiene dudas sobre la frescura de la carne, es mejor abandonar su uso en la cocina. Tal error puede causar envenenamiento grave y el desarrollo de complicaciones peligrosas.